¿Cuál es la diferencia entre colchón y sommier?

Dormir bien Sommier vs Colchón

La estructura sobre la que va apoyado tu colchón puede tener distintas características de funcionalidad, estilo y forma. ¿Querés saber cuál es el más apropiado para vos? Entonces este artículo te va a interesar. 

Para muchas personas, la cama es el lugar más sagrado de la casa, el espacio donde se desconectan y dejan de lado todos los compromisos, preocupaciones y actividades del día a día. En la cama podemos disfrutar de una película, ponernos al día con la serie del momento o leer ese libro que veníamos postergando.

Los que no logran la desconexión total, la usan para trabajar -sí, leíste bien- y en momentos como éste, donde el teletrabajo está en auge, no está del todo mal llevar al día sus obligaciones en la suave comodidad de las almohadas, al menos cinco minutitos más antes de levantarse y seguir desde el escritorio. ¡Claro que no alentamos a nadie a atender sus videollamadas en pijama!

También puede ser un espacio de disfrute familiar y convertirse en el escenario de una fabulosa guerra de almohadas con los chicos. Que levante la mano quien nunca antes haya usado la mesa-cama para desayunar solos o en compañía, celebrar cumpleaños, el día de la madre o el día del padre. Eso sí, con todo el cuidado del mundo para que no se caiga el café o  se pegue al sommier la cuchara con dulce de leche.

Si manchaste el colchón con mate, no te preocupes: podés leer: ¿Cómo quitar las manchas de los colchones? y dejarlo como nuevo.

Por todo esto, es importante que elijas la mejor cama ya que dormir mal o incómodo no sólo afectará tu humor y concentración para el resto del día, también puede generarte problemas de postura, contracturas y otros malestares físicos que pueden perjudicar tu salud en general.

El mercado está lleno de opciones y hay camas para todos los gustos y necesidades. Con tanta alternativa quizás te marees un poco y no sepas bien a dónde apuntar. No te olvides que lo central es encontrar algo que se ajuste a tus deseos y que sea bueno para tu cuerpo…¡Y tu bolsillo!

¿Qué es mejor: sommier o cama?

Para responder la “pregunta del millón”, tenés que conocer muy bien de qué están hechos el conjunto de colchón más base así como el Sommier. Entender las diferencias entre sus estructuras y materiales de producción te ayudará a decidir qué es lo mejor para vos.

El colchón más base, también llamado “Base Cama”, puede venir en varios formatos. Uno de los más interesantes es el sistema con cajones o con baulera incorporada. La ventaja de este tipo de camas es la posibilidad de almacenamiento que ofrecen. Es ideal para habitaciones pequeñas o para quienes necesiten un espacio extra de guardado.

Este tipo de camas suelen ser muy utilizadas en su formato de una plaza o plaza y media, aunque vienen en todos los tamaños. Son una gran opción para el cuarto de los chicos, donde se suele necesitar más espacio para guardar cosas, o porque podemos elegir la opción de una “marinera” y tener dos camas en una. 

Actualmente existen diseños muy innovadores, divertidos y funcionales. Podemos conseguir bases de cama combinadas con escritorios o muebles, o camas con estaciones de juego incorporadas, incluso con dibujos de los personajes favoritos de los chicos.

Junto con una nueva ola de diseño inteligente y aprovechamiento de espacios, surgieron las camas abatibles, que pueden levantarse del piso y “camuflarse” en un pared o en el armario. ¿Vivís en un monoambiente? Invertir en una base con este diseño puede hacer mucho por tu comodidad.

También vienen bases cerradas y tapizadas: una estructura más tradicional que sin dudas aporta estabilidad y rigidez para aquellos que prefieren una cama un poco más dura, siempre dentro de lo recomendado para el mejor apoyo de la espalda y cuello. 

Las bases con colchón vienen en varios colores y con distintos acabados, por lo que pueden complementarse bien con casi cualquier estilo con el que elijas decorar tu habitación. Algunas incorporan respaldos de diversas formas, materiales y tamaños. 

Si te gustan las manualidades y sos amante de la tendencia “Do it Yourself”, podés leer ¿Cómo hacer tu propio respaldo de sommier?” 

La desventaja de este tipo de cama suele ser, más que nada, económica. Si queremos una opción con cajonera, rebatible o integrada a otros muebles, el valor de la estructura sola ya es más alto que la de un sommier con colchón. Si el espacio de guardado o la combinación con el escritorio va perfecta con tu estilo, vale la inversión.

Sommier y colchón: Ahora sí, el juego de las diferencias

Ahora que hicimos un recorrido por todos los tipos de camas existentes, llega el momento de ver en concreto cuál es la diferencia entre sommier y colchón. Aunque no lo creas, muchos se confunden pero es más sencillo de lo que parece: un sommier es una base que por sus particularidades es diferente a las camas comunes y corrientes, mientras que el colchón es donde nos recostamos. Si te acostás sobre la base o sommier, probablemente pongas a prueba esta diferencia y lo notes.

Los sommiers poseen una base construida a partir de láminas de madera o metal con espacios entre lámina y lámina que favorecen la ventilación. Sobre ellos se apoyan los colchones en los que nos acostamos. 

Este tipo de soporte no tiene espacio de guardado como pueden traer las bases de cama, ya que suele ocupar una mayor superficie vertical en la habitación. Por otro lado, sí tienen la posibilidad de armarse con cualquier respaldo de preferencia, aportándole un estilo distinguido al cuarto.

sommier con respaldo medida queen

Los sommier suelen ser los predilectos de las personas que quieren tener una experiencia más suave a la hora de dormir. Aunque la diferencia la marque el tipo de colchón que prefieras usar, sin dudas una estructura tapizada con las telas de un colchón aporta una sensación menos rígida que la del colchón directamente apoyado sobre tablas de madera.  

Si te interesa saber qué tipo de colchón es mejor para vos, podés leer el artículo Resortes o espuma: ¿Cuál conviene y por qué?

Actualmente, muchos sommiers cuentan con resortes con sistema pocket. Cada uno tiene su funda individual y se mueven entre sí independientemente, generando menos ruidos y rebote frente al movimiento. 

Esto significa que si dormimos con alguien que se mueve mucho, se despierta varias veces o somos nosotros quienes damos vueltas antes de dormir, los resortes minimizan el movimiento, evitando molestias y mejorando la calidad del descanso. Porque pasar la vida con quien amas es maravilloso, pero no es necesario compartir hasta el insomnio. 

Como podés ver, elegir entre un sommier o una base con colchón depende en exclusiva del espacio que tengas, el estilo de tu cuarto y las funcionalidades que prefieras. Hay muchísimas alternativas para cada uno en tanto forma y rango de precios. 

Pero también hay algunas opciones más que podés tener en cuenta antes de elegir la cama que te va a cobijar por unos cuantos años. Al fin y al cabo, es cuestión de probar que resulta más cómodo o se adapta mejor a tu estilo de vida.

Podés optar por la clásica base de cama que todos conocemos: la estructura construida con caño o con patas y elásticos de madera sobre la que apoyamos nuestro colchón de preferencia. Seguramente tuviste una cama así cuando crecías, ya que son extremadamente populares.

Además, podés conseguir un base así a un precio bastante económico. Puede sacarte de apuro cuando recién te mudás o cuando necesitás con urgencia una cama pero no tenés el dinero para invertir en una a tu medida. ¿La desventaja? Existe la posibilidad de que los elásticos se rompan o se doblen. 

Sommier y colchón en caja 

Este formato de sommier es de las innovaciones más recientes dentro del mercado. Sí, literalmente el colchón llega dentro de una caja hasta tu domicilio y después es sólo cuestión de armar la base (si no compraste sólo el colchón por separado) desenrollarlo y zambullirse de cabeza. 

Colchón en caja de 2 plazas

Este tipo de colchones suele tener espuma viscoelástica combinada con espuma de alta densidad. Aportan una gran sensación de frescura, se adaptan con facilidad y ofrecen un buen sistema de soporte. Por lo general, la funda la fabrican con detalles en pana y tejido de punto, para asegurar una mejor duración y una mayor resistencia del producto.

Una vez fuera de la caja y desenrollado sobre la base, es cuestión de cortar el papel plástico que lo comprime y ver como “mágicamente” se eleva hasta tener las dimensiones de un colchón tradicional. Esto significa que, al estar en contacto con nuestro peso y la forma de nuestro cuerpo, el colchón vuelve a su tamaño y forma originales, debido a su combinación de espumas de alta calidad. 

Entonces ya sabés: Podés elegir entre sommier, base con colchón, estructura con espacio de guardado/muebles incorporados, cama tradicional o colchón en caja. Quizás te guste más la idea de dormir entre “nubes de algodón” blandas y esponjosas, o sentir que tu espalda está bien apoyada en una cama firme.

Cualquier opción que decidas, ya sea por el tipo de confort que buscás, el estilo con el que estás decorando tu cuarto o las necesidades que tienen tus hijos, asegurate de optar por productos que cuiden tu salud y la de los tuyos. Tener todas las noches un descanso profundo es el objetivo central de comprar una buena combinación de sommier y colchón.