Icono del sitio SommierCenter Blog

Podés elegir qué querés soñar y qué no

bed cute dog female

Photo by Pixabay on Pexels.com

Dominar tus sueños nunca fue tan sencillo. Ahora, tenés la potestad de soñar y dominar el poder de tu inconsciente para vivir experiencias que solo vos podrás sentir.

¿Has pensado alguna vez tener el control total de tus sueños? Por ejemplo, decidir si podés volar o tener dominado el momento que estás viviendo. Bueno, déjame decirte que sí es posible y se llama sueño lúcido, una práctica donde vos estás consciente de lo que estás soñando y, gracias a eso, poder decidir el flujo de imágenes a tu antojo.

Este fenómeno onírico permite hacer cualquier cosa dentro del sueño, sabiendo que nada va a ocurrir. En otras partes también le llaman sueños conscientes.

Es un efecto mental que ha estado presente desde nuestros ancestros y se ha desarrollado en diversas culturas como el budismo tibetano y el taoísmo.

El mundo onírico desde el inicio

No es una fantasía, ni tampoco una forma de visualización que se mezcla con un sueño, es una realidad demostrada por la ciencia, en laboratorios del sueño.

El primero en presentarlo al mundo fue el sinólogo francés León d’Harvey de Saint-Denys, en el libro “Los sueños y la forma de dirigirlos” (Les rêves et les moyens de les diriger) para el año 1876. El estudio, que tardó unos 20 años en presentarse, divide en dos categorías los estados oníricos: los sueños vivos por sí mismos y los programados.

Más tarde, aparecieron otras definiciones; por ejemplo, la británica Celia Green en 1968 lo conceptualizó como: “un sueño en el cual el sujeto es consciente de soñar”. La autora de la obra “Studies In Dreams”, Mary Arnold Foster, otra de las estudiosas de las ensoñaciones, analizó estos fenómenos como el objetivo de desarrollar una técnica beneficiosa que ayuda al ser humano a controlar sus peores temores, reflejados en las pesadillas.

Foster recopiló cuatro señales para darte cuenta de que estás soñando:

1.      La excitación. Acá no eres un observador. Lo que sueñas te está afectando fisiológicamente

2.     La agudización de los sentidos. Los colores se ven más brillantes y los sonidos son más rotundos

3.      Atención excesiva. Las cosas que ves están perfectamente enfocadas

4.      Mayor percepción. La conciencia periférica se expande, por lo que el sueño se vive de una forma más consciente.

Los sueños lúcidos ocurren en la fase donde los ojos se mueven rápidamente, a esa fase se le conoce como estado REM (rapid eyes moment), es el instante más relajado del ser humano. “Es una fase profunda que ocurre varias veces durante una noche y, generalmente, precede al despertar. Por eso muchas veces recordamos los sueños que hemos tenido”, dijo Iñaki Martín Subero, experto en el arte del yoga de los sueños, para el portal La Vanguardia de México.

Para los especialistas, ser dueño de nuestros propios sueños tiene su ventaja.

Sí, y para ello, muchos coinciden en realizar algunas prácticas como:

1.      Meditar con frecuencia

2.      Practicar yoga

3.      Recitar algunas frases antes de dormir, por ejemplo: estoy en control de mis sueños

4.      Tomar nota de los sueños que uno recuerde, para identificar si son recurrentes

5.      Despertarse en la fase REM para estar consciente al volver a dormir.

Para el psicoterapeuta español, Omar Rueda, las ventajas de este tipo de fenómenos radican en “el potencial de promover el desarrollo y crecimiento personal, en mejorar la confianza, la salud mental y física, facilitar la resolución creativa de problemas y ayudar a avanzar en el camino hacia la auto maestría”.

¿Cómo hago para tener uno de ellos?

Existen tres técnicas sencillas para lograr tener un sueño lúcido. Han sido comprobadas con éxito por diversos científicos.

Prueba de realidad

En el transcurso del día, pregúntate varias veces: “¿estoy durmiendo?”, y buscá algunos indicios de algo que parezca extraño o fuera de contexto. De acuerdo con los especialistas, hacer esto con frecuencia ayudará a realizar estas mismas pruebas cuando duermes, así podrás distinguir cuando estás soñando.  

“Se trata de crear una especie de programa de la mente durante la vigilia, de manera que, en el sueño, en algún momento también se activará y podremos identificar si estamos en el mundo real o en el mundo onírico”, indica Subero.

Otro de los ejercicios que proponen es cerrar los labios y tratar de respirar por la boca, los soñadores lúcidos sienten el aire entrar por sus bocas con normalidad.

Mantras

Muy parecido a la práctica de decir una frase antes de dormir, plantean la posibilidad de recitar una intención antes de acostarte, por ejemplo: “la próxima vez que sueñe, recordaré que estoy soñando”.

Luego de esto, debes imaginar vívidamente cómo sería tomar consciencia durante un sueño.

Si podés retener este recuerdo durante el momento del sueño, las probabilidades de tener un momento lúcido se incrementarán.

Sueño interrumpido

Esto consiste en interrumpir el sueño al final de la noche y no a la hora y media de haberse dormido. Para ello, deberás programar la alarma más temprano de lo habitual, esto se debe a que los sueños se tornan más frecuentes a la hora que progresa la noche.

Entonces, debes despertar y volver a dormirte reiterando la intención de recordar que estás soñando.

Sí, parece complicado, pero los especialistas aseguran que, con práctica y perseverancia, podrás dominar tu mente.

 Ahora bien, así como te contamos las ventajas y técnicas para realizarlo, también te damos detalles de los riesgos de aplicar este tipo de experiencias.

Para ello, volvemos al psicoterapeuta español, Omar Rueda, quien en su canal de youtube mostró tres importantes rasgos negativos de realizar constantemente estas acciones:

1.      Es adictiva. La experiencia de comunicarte con tu inconsciente y mejorar como ser humano, te puede convertir en un adicto al fenómeno.  

2.      Aísla. Al tener esta práctica como parte de tu bienestar personal, corrés el riesgo de encontrar en el sueño una vía de escape que te alejará de familiares, amigos y el mundo que te rodea

3.      Te topás con tus monstruos internos. En el mundo de los sueños lúcidos te vas a encontrar con la totalidad de ti mismo, con lo que conocés, pero también con tu lado inconsciente, con tu parte de luz y la oscura. Si durante el sueño hiciste algo malo, al despertar puede saltar la duda de si en plena consciencia puedes hacer estas acciones; sin embargo, la respuesta es no porque el lenguaje onírico utiliza la metáfora y lo abstracto para expresarse.

Estos casos no son recurrentes; sin embargo, es prudente tenerlos en consideración.

En líneas generales, un sueño lúcido te llevará al lugar que siempre has querido, disfrutar de aventuras imposibles en la realidad y superar pesadillas.

¡Feliz descanso!

Salir de la versión móvil