Icono del sitio SommierCenter Blog

¿Cómo amueblar una habitación?

white throw pillow on bed

Photo by Pixabay on Pexels.com

Si dormís hace años en la misma habitación hay situaciones a las que ya te acostumbraste pero que, seguramente, no son tan funcionales. Si recién te mudas es difícil que puedas pensar cuál será la forma más práctica de amueblar tu nuevo lugar para descansar o qué es lo que más necesitás y usás. Por eso, aquí encontrarás distintos consejos para disfrutar del momento del sueño con la armonía que necesitás.

Sin lugar a dudas, la reina de la habitación y la patrona del descanso es la cama. Sin una cama, el sueño no llegará. Es que aunque parezca muy nueva, la cama tiene ya miles de años. De piedra, de madera, de trapos, con cuero de animales, de hojas. Desde antes de ser nómade, el hombre ya construía camas, ese lugar al que necesitás llegar cada noche.

Elegir una cama cómoda, a la medida de cada uno es una tarea fundamental a la hora de armar una habitación. Puede ser de madera, un sommier, de caño, de bambú o de lo que se te ocurra. Lo más importante es que entre en la habitación y te brinde el descanso que mereces.

Debe ser funcional y, por eso, hay muchas que vienen con cajones incorporados en la base. Esto permite ahorrar espacio y mantener en orden la habitación. Especialmente si no se cuenta con tanto espacio. En un cuarto infantil, es muy útil para guardar juguetes.

Y, sobre ella, la más querida, el elemento basal es el colchón. Si la cama es de buena calidad, práctica y con una linda estética pero tiene un colchón antiguo, no se lucirá y será una pesadilla dormir. El colchón es la base sobre la que se erige el buen dormir y, lo que hará que la habitación sea cálida.

Hay colchones para todos los cuerpos y deseos. Desde los construídos con materiales orgánicos hasta los fabricados con mezclas de resortes y espuma que se adaptan al movimiento del cuerpo. El colchón puede ser más blando o más firme pero de buena calidad y resistente. No es un elemento con el que se debe ahorrar dinero.

La mesa de luz: la mejor compañía

Cuando entrás a una habitación, lo primero que ves es la cama, después tu atención se va a centrar en la mesa de luz. No es solo un adorno, es la pieza que ayuda a mantener el orden y le da armonía al cuarto. 

La lámpara de noche, el libro que vas a leer, el reloj despertador, un pañuelo, un apoya vasos, algún adorno divertido y por qué no alguna flor de estación, todo eso puede caber en tu mesa de luz. No debe ser muy grande ni muy pequeña y debe guardar espacio entre la cama y la pared para que no te sientas atrapado.

Hay modelos Squad que son muy prácticos y modernos. La arquitectura minimalista ha ganado mucho terreno pero sin perder calidez. Diseños simples, despojados de ornamentos le pueden dar a tu habitación el toque de armonía que necesita.

Elige una mesa de luz a tu medida, con al menos un cajón para guardar lo que no necesites a la vista. Si la habitación está en orden, podrás descansar mejor. 

El armario placard: quién te viste y quién te ve

Ropa de invierno, de verano, de media estación. A veces, la cantidad de ropa que se utiliza es demasiada. Por eso, antes de elegir tu placard deberás hacer una limpieza y desprenderte de lo que ya no usás. No tiene ningún sentido tener un placard con ropa vieja, que ya no te sirve o que no volverás a utilizar.

El closet no es un elemento solo del mundo de la moda. En algún momento estuvo de moda tener la ropa colgada y a la vista pero lo cierto es que esa tendencia da la sensación de desorden. Y, por lo tanto, puede causar molestias al dormir. Un placard es un elemento muy funcional que permite guardar y tener a disposición la ropa de cada temporada pero también algunos objetos.

Ayuda a mantener las cosas personales en orden y se adapta al estilo elegido. Hay armarios que son también vestidores, es decir, te permiten cambiarte y probarte ropa ahí mismo. Hay otros que solo sirven como lugar de guardado. Otros que tienen estantes para incluir perfumes, lociones y otros que hasta tienen compartimentos para corbatas o zapatos.

Cada placard tiene su estilo y los diseños pueden ser a medida de lo que cada uno requiera. Lo importante es que sea funcional y tenga espacio para guardar tanto ropa como valijas, sábanas, toallas y hasta perfumes. Todo lo que se necesita en una habitación es un placard con espacio suficiente para mantener el orden y despejar la vista.

Eso llamado tocador: tu propio camerín

Algunos armarios cuentan con un espacio para el tocador. Hay quienes prefieren que esté aparte del closet, en algún rincón de la habitación. Fue una moda en los años `50 que volvió a revivir. Se trata de un espacio para poder maquillarse, ponerse crema, limpiarse el rostro, hacer tareas de manicura y hasta pedicura, entre otras. Una mesa y un espejo pueden crear un tocador muy original y no importa si sos hombre o mujer. Todos pueden disfrutarlo.

En general, el tocador cumple la misma función que el baño. Allí se pueden guardar cosméticos, perfumes, cepillos, joyas y piezas de bisutería. Por eso, es útil tanto para hombres como para mujeres. Es muy práctico tenerlo en una habitación para ganar tiempo y comodidad. Por ejemplo, si algún miembro de la pareja se está bañando, el otro puede prepararse en el tocador.

En algunas habitaciones, el tocador reemplaza a la mesa de luz. Suele estar compuesto por un espejo bien iluminado, una mesa muy cómoda y una silla confortable. Lo ideal es contar con un espejo móvil que puede ser uno más pequeño que se use como espejo secundario. Además tiene cajones para guardar todo lo que cada persona de la habitación necesita.

Puede ser una muy buena opción en habitaciones grandes o en hogares con muchos habitantes y pocos baños. No es necesario que sea muy grande. Hay tocadores esquineros que son muy funcionales y que además le dan vida a un espacio muerto en la habitación como puede ser un rincón.

El escritorio: ese lugar tan lleno de ideas

Para los adictos al trabajo, contar con un escritorio en la habitación puede ser contraproducente. Para otros, un símbolo de orden y de paz. Es que en esa mesa con una computadora, una silla ergonómica y, probablemente, algunos papeles sueltos pueden surgir las mejores ideas.

Si haces teletrabajo o mucho home office contar con un espacio propio es lo ideal. Y quizás no sea una gran idea en tu habitación pero todo depende de la estética y del diseño de tu morada de descanso. Hay habitaciones que están divididas por un armario o biblioteca y de un lado está la cama y del otro el escritorio. 

La creatividad es de gran ayuda cuando se necesitan armar distintos espacios en pocos metros. La clave del escritorio es que sea cómodo para que tu cuerpo no sufra las consecuencias de una mala postura si lo usarás para trabajar durante muchas horas.

Un escritorio en la habitación es un bien útil aunque no trabajes desde tu casa porque puede ser un lugar para desarrollar un hobby, leer, guardar elementos que necesitas, documentos, hacer llamadas o escribir mails.

En la habitación de los niños es ideal para que realicen sus tareas, dibujen, creen, coloreen o, lo que les surja. Cuando se destina un espacio a la creatividad, aparece y brinda momentos increíbles. Hay que contemplar que el escritorio puede ser el lugar para desarrollar un hobby también u ordenar las tareas del día.

Una biblioteca: el lugar de la imaginación

Si sos fan de la lectura, te gusta leer o conservar libros pero también cuadernos y carpetas, necesitarás una biblioteca o algunos estantes en la habitación para tener todo esto a mano. Lo que se recomienda es tener en cuenta el espacio de la habitación y elegir lo que sea mejor y más útil: una biblioteca que puede ser pequeña o un par de estantes aéreos.

Si se opta por los estantes, lo ideal es no ubicarlos sobre la cama para evitar la sensación de agobio o el peligro de que algún libro se caiga sobre alguna parte de tu cuerpo. Los estantes pueden estar arriba de la ventana, en alguna pared aledaña a la cama o pueden ser estantes que funcionen también como mesa de luz.

Si se opta por una biblioteca, se pueden realizar a medida de acuerdo al espacio de la habitación. Una biblioteca práctica es aquella que permite almacenar muchos libros en poco espacio y que, por lo tanto, resiste el peso de muchos tomos. Sea cual sea la opción, contar con una biblioteca puede resultar muy inspirador y contagiar las ganas de leer.

Cesto para la ropa: el que no puede faltar

Una habitación ideal cuenta con todo lo que ya leíste pero hay un pequeño detalle que no puede faltar y es el cesto para la ropa sucia. Para evitar acumulación de aromas indeseados, especialmente en las habitaciones de adolescentes, y mantener ordenado el cuarto, se necesita un cesto de ropa.

Puede estar en el placard o en el vestidor, también en el baño si este está incorporado a la habitación o en algún rincón como si fuera un mueble más. Hay cestos de diseño que se adaptan al estilo de cada habitación, hay cómodas que tienen un espacio incorporado para la ropa sucia y hasta bolsas de tela que pueden colgarse detrás de la puerta.

No hay más excusas para dejar la ropa tirada en una silla o dispersa en todo el cuarto. La ropa para lavar debe tener su espacio en la habitación para que cuando llegue la noche, no haya que lidiar con aromas extraños o desorden. Es muy importante recordar que el sueño es un lugar a conquistar en la mator parte de la población mundial y una habitación desordenada puede hacerlo difícil.

Amueblar una habitación no es una tarea sencilla pero tampoco imposible. Con el tiempo pueden ir cambiando los muebles y su disposición para que se adapte a tu estilo y a tu crecimiento personal. Si una habitación se queda estática en el tiempo puede causar la sensación de estancamiento, por eso, si ya es hora de hacer algún cambio puedes tener en cuenta alguna de estas opciones. También si te estás mudando o necesitas cambiar los muebles de lugar. Anímate a recuperar ese espacio tan sagrado como lo es tu morada del sueño.

Salir de la versión móvil