Icono del sitio SommierCenter Blog

¿Qué colchón tengo que comprar para una cama nido?

apartment interior with bed near tv on wall near curtains

Photo by Max Vakhtbovych on Pexels.com

La cama nido es la cama típica de las habitaciones de invitados o de las habitaciones de los niños. Es la cama individual o de una plaza que tiene otra cama debajo, como si fuera un cajón que se extrae. Suelen ser siempre camas individuales pero puede haber casos de camas más grandes. Algunas de estas camas tienen una estructura de metal que permite levantarla y que quede a la altura de la cama principal. Otras, sin embargo, quedan al ras del piso.

Sea cual sea la elegida, el colchón debe ser específico para este tipo de camas, que no suelen tener medidas estándar. Son una gran opción para resolver problemas de espacio y, además, si están tapizadas, le brindan a la habitación una estética más cálida. La cama nido es una estructura entera que parece una sola cama con un gran cajón por debajo para guardar cosas. Pero, en realidad, ese cajón inferior es otra cama que se extrae por uno de los laterales y, que puede garantizar un descanso tan placentero como una cama convencional si el colchón es el adecuado.

Las camas nido suelen abrirse con mucha facilidad y son fáciles de manejar. Si es moderna, puede venir con patas plegables que se despliegan para que la cama nido esté a la altura de la cama superior. Y, tapizada con Aqualine, Ecolife o alguna tela que le brinde modernidad. Muchos hoteles tienen camas nido para agregar a habitaciones dobles si hay niños. Pero, también, son camas ideales para la habitación de niños y jóvenes que suelen invitar amigos a dormir. 

Es una cama que resuelve en poco espacio una plaza más para dormir. Y, por eso, es una alternativa sumamente popular en las ciudades, en la que los espacios suelen ser más reducidos. Por todo esto, elegir un buen colchón es un punto clave. Especialmente, si se busca que la cama perdure y brinde un sueño relajado y de calidad.

Hoy, hay más versatilidad de colchones para este tipo de camas y más opciones que tienen en cuenta su uso esporádico, la limpieza por ser camas al ras del suelo, la ventilación y la formación de ácaros.Además, son más funcionales que los colchones más antiguos para este tipo de cama que solían ser o muy rígidos o muy blandos.

Cómo elegir el colchón

Las camas nido tienen diferentes estructuras. En la cama principal, que es la superior y la que está a la vista se puede tener cualquier tipo de colchón porque es una cama estándar. Y, de cualquier material. Puede ser de látex, viscoelástico, de muelles, de resortes. El elegido dependerá del presupuesto y de las necesidades de la persona que dormirá allí diariamente o de manera esporádica.

Para el colchón de la cama nido, que es la inferior y la que está escondida a la vista, es muy necesario leer las recomendaciones del fabricante y las especificaciones técnicas. Especialmente porque la altura del colchón puede impedir el buen funcionamiento de la cama, que no pueda extraerse fácilmente o guardarse de manera adecuada. La altura promedio de la base de la cama nido con la inferior suele ser de 20 cm. Además de que si se compra un colchón con un material no apto se pueden generar distintos olores por la falta de ventilación y convertirse en un foco de gérmenes.

Luego, hay que tener en cuenta el diseño de la cama y la función que se busca. Por ejemplo, si la cama nido estará siempre destinada a que la use una abuela con su nieto, el colchón deberá tener en cuenta las necesidades de uno o de otro para que las vacaciones o el tiempo que pasen juntos durmiendo no sea una misión imposible.

Tipos de colchones

Entonces, como en el caso de cualquier otra cama, el tipo de colchón es muy importante. En una cama nido o en una cama estándar, es una obligación buscar la comodidad y garantizar una noche de sueño larga, de verdadero descanso. En este sentido, el tamaño del colchón es muy importante, tal como puedes leer en este artículo.

Más allá del diseño, de la cantidad de almohadas y almohadones con las que cada cama cuenta, el tipo de acolchado, el material de las sábanas hay factores claves para elegir el colchón ideal. Y son estos:

Si la cama nido es individual, el colchón solo deberá ser para una persona. Si es más grande, se deberá contemplar uno de dos plazas. En cualquier caso, el peso promedio de las personas que dormirán, lo mismo si duerme una mascota es un dato relevante para elegir un colchón adecuado, que no se hunda si la persona es muy grande o que no sea muy rígida.

Aunque las camas nido tienen medidas más estándar, si es una cama que será utilizada como la principal en una habitación de niños, la altura y el peso de ese integrante de la familia debe ser tenida en cuenta. Hace años, cuando el diseño de habitaciones infantiles no estaba tan de moda, muchos niños crecían rápidamente y debían quedarse con los pies afuera porque no entraban en la cama. Si el niño o la persona que utilizará la cama nido es alta se debe evaluar la posibilidad de encargar una cama y un colchón aptos a su medida.

Otro factor es el tamaño de la habitación. La cama nido es muy útil en lugares con poco espacio, por eso el colchón debe seguir esta funcionalidad y no excederse en altura, grosor o ancho. El colchón debe poder entrar en la cama nido y permitir su óptima funcionalidad.

Siempre es necesario recordar que el estilo y el diseño son también muy importantes. Una habitación carente de estímulos visuales puede ser muy beneficiosa para la salud y muy propicia para el sueño. Una habitación sobria y cálida puede ayudar a la conciliación del sueño más que una llena de estímulos, desordenada o que esté en caos. El colchón puede generar cierta armonía si es el adecuado o llamar la atención si sobresale o no es el adecuado.

La idea es no sacrificar ninguno de los elementos que se consideren necesarios en la habitación por tener un colchón nuevo. Es decir, si hay una mesa de luz, un placard o una biblioteca aérea, se debe tener en cuenta este espacio para que la altura del colchón sea la adecuada, especialmente, el que se elegirá para la cama superior porque el de la cama inferior permanecerá prolijamente guardado si es el indicado.

Factores claves

Tal como se muestra en este artículo, hay algunos puntos a tener en cuenta más allá del tipo de colchón elegido. El material, por ejemplo, si es de espuma o de resortes, cuál conviene y para qué.

Pero también la densidad y la adaptabilidad del colchón, especialmente, en el caso de una cama nido. Como ya leíste es necesario tener en cuenta la medida de la cama para elegir el tamaño de colchón adecuado, que no sea muy alto, muy bajo o que no sobresalga de la estructura nido.

Lo ideal, en términos de densidad, es que el colchón tenga al menos 15 cm de altura más que la persona que lo utilizará para que los pies no sobresalgan o queden fuera de la cama. Lo mismo sucede con la altura total del colchón más la base de la cama. Debe ser la ideal para que cuando la persona quiera levantarse o sentarse, los pies no queden colgando en el aire.

Por lo general, los colchones deberían tener una densidad importante para que el cuerpo pueda apoyarse sin tensión y, por lo tanto, relajarse. La densidad permite que el colchón ceda donde hay menos peso y sea más firme donde el cuerpo se apoya. Pero esto también depende de cómo duerme la persona que lo utilizará, si boca arriba, boca abajo o de costado. Y, que prefiere, además de si sufre de dolor de espalda o cervical, cómo es la curvatura de su espalda, entre otros.

El colchón puede ser de espuma o de resortes, cada uno tiene su particularidad pero, más allá de las opiniones y de los hechos, lo importante es elegir el colchón que a cada uno le sienta mejor. Es un deber que el colchón se adapte a la manera de dormir de cada persona para que esta pueda conciliar el sueño sin problemas. 

Luego, es necesario no desesperar y evaluar cuánto uso se le dará a ese colchón, quién lo usará y donde estará ubicado. No será lo mismo un colchón elegido para una cama nido de un hotel 5 estrellas que el de una casa de verano o el de una habitación infantil.

Solo es necesario investigar bien qué opciones ofrece el mercado, dónde pueden conseguirse y probarse, si es necesario, si conviene adquirir una cama nido estándar o una realizada a medida para el colchón que se busca y, qué materiales son mejores en un colchón para este tipo de camas. Un colchón realizado con materiales transpirables y frescos, no acumulará hongos y bacterias y será más cálido al tacto, garantizando ese sueño que tanto se necesita.

Salir de la versión móvil