Icono del sitio SommierCenter Blog

Descubrí el mundo de las almohadas y por qué deberías saber más antes de comprar la tuya

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Cumplen una importante función en tu descanso y vienen en muchos modelos diferentes, ¡Conocé la mejor para vos!

A la hora de dormir con la mayor comodidad posible, la calidad de tus elementos de cama hace toda la diferencia. Ya decidiste si Colchón o somier y cual es tu ideal, las sábanas más suaves, unas buenas frazadas y por supuesto, las almohadas más cómodas que puedas conseguir, son el combo perfecto para un descanso asegurado.

Una de las primeras cosas que podés notar al acostarte es la sensación de la almohada en la cabeza. Cómo se relaja el cuello junto con los hombros y la parte superior de la espalda, cómo te sienta la textura de la tela en la cara y el delicioso aroma a ropa limpia o a perfumina. Esto, junto con el sostén para la parte superior de tu columna vertebral, es lo que vuelve a la almohada un objeto tan indispensable como placentero.

Cada quien tiene sus preferencias y está bien que así sea. Hay quienes eligen almohadas mullidas y suaves, y quienes las prefieren un poco más firmes y compactas. Hay personas que disfrutan de usar muchas almohadas, no solo para apoyar la cabeza sino para colocarlas bajo la espalda o las piernas, y hay quienes con sólo una ya están satisfechos.

Lo que sí tenés que saber es que, así como hay un colchón para cada persona, dependiendo de su forma de dormir, su peso, altura y gustos personales, también le corresponde un tipo de almohada que le ayudará a dormir mejor, relajarse y despertar renovado.

Todas las almohadas tienen que cumplir una función particular, que es asegurar la alineación adecuada entre la espalda, el cuello y la cabeza. Idealmente, tiene que simular la relación que estas partes del cuerpo guardan naturalmente cuando estás de pie.   

¿Qué es mejor almohada de fibra o viscoelastica?

Después, dependiendo de los materiales con los que están confeccionadas, producen distintas sensaciones al tacto y diversas clases de soporte, que te pueden convenir en base a tu gusto, o si necesitás algo específico para algún dolor frecuente o condición médica particular. En este artículo vas a poder encontrar diferentes tipos de almohadas, clasificados según sus componentes, diseños y funcionalidades, y orientarte para saber cuál es la indicada para vos:

Almohadas de fibra

Están confeccionadas a partir de materiales sintéticos. En general, esta clase de almohadas son blandas al tacto, aunque existen distintos tipos de firmeza disponibles. 

Son livianas, muy transpirables y totalmente lavables, porque no retienen demasiado el calor. Esto las vuelve una opción muy saludable para evitar la multiplicación de hongos y ácaros. Son perfectas para quienes sufren de alergias al polvo o la humedad.

https://sommiercenter.com/blanqueria/almohadas

Las almohadas de fibra son perfectas para quienes están acostumbrados a dormir boca abajo, de lado y acomodando una mano debajo de la cabeza. También son las indicadas para quienes disfrutan una sensación al tacto suave, mullida y sin demasiada firmeza. 

Por lo general, son una de las opciones más económicas del mercado y se venden en todo tipo de tiendas y colchonerías, por lo que son fáciles de conseguir. Existe un amplio rango de calidades y precios, por lo que tenés distintas alternativas hasta dar con tu almohada ideal. 

Almohadas Viscoelásticas 

Son una opción excelente para quienes tienen dolores frecuentes de cervicales y cuello. Ayudan a descontracturar la zona y generan una sensación de alivio que permite conciliar el sueño cómodamente.  Esto se debe a que la espuma viscoelástica con la que están confeccionadas, se adapta completamente a la forma de tu cuello.

Otra de las ventajas de las almohadas viscoelásticas es que se acomodan según tu peso y temperatura. Por este motivo, no necesitás preocuparte por la altura de la almohada, ya que se va ajustando a tus movimientos. Además, no precisás girarla o doblarla para sentirla más mullida y esponjosa. Gracias a su sistema de memoria inteligente, conservan la forma de tu cuerpo durante algún tiempo, volviendo después a su estado original.

En términos de firmeza y sostén, las almohadas viscoelásticas ofrecen una muy buena alineación de la columna vertebral. Esto las vuelve una elección muy beneficiosa para quienes sufren dolores cervicales, e incluso para quienes roncan muy fuerte por las noches, ya que consiguen mantener la cabeza a la altura suficiente como para permitir una mejor entrada de aire.

Entre las variedades de espumas viscoelásticas, algunas almohadas también ofrecen una fina capa de gel en la parte superior. Esta alternativa está específicamente diseñada para aquellos que sufren mucho el calor durante las noches, y necesitan una opción refrescante. Además, muchas almohadas de este tipo vienen recubiertas con una tela jackard perfumada, que aporta una agradable sensación de relajación al momento de dormir.

Almohadas de Pluma

Esta variante más tradicional, elegida por su suavidad y durabilidad. Existen desde hace muchísimo tiempo en el mercado y de acuerdo a los avances tecnológicos, su confección va mejorando con el correr del tiempo.

La almohada de plumas te brinda una experiencia de profunda comodidad. Además, tienen una vida útil mayor que sus alternativas de otros materiales. Es cierto que suelen ser un poco más costosas que las almohadas de fibras sintéticas, pero vale la inversión gracias a su larga duración, volviéndose un producto muy fiel que puede durarte en perfectas condiciones durante varios años.

Como las plumas son un material ligero y natural que permite una correcta circulación del aire a través de su relleno, no acumulan el calor del cuerpo durante la noche. Como resultado, tu almohada se mantiene fresca y agradable durante todo tu descanso.

El relleno de plumas da como resultado una almohada blanda, de firmeza baja, que se adapta a cualquier postura que tomes a la hora de dormir. Es una opción ideal si solés moverte mucho durante las noches, si dormís de lado o si te agrada tener más de una almohada al acostarte. 

Contrario a la creencia popular y según algunos estudios científicos, las almohadas de plumas no contienen mayor número de ácaros que las que están confeccionadas con otro material. Al contrario, se comprobó que las almohadas viscoelásticas, pueden contener hasta ocho veces más concentración de polvo y ácaros que las de plumas. Por lo tanto, se presentan como una opción interesante para quienes tienen asma o reacciones alérgicas diversas.

Por supuesto, algunas personas pueden desarrollar una reacción adversa específica a las plumas, pero esto es un caso particular y no la norma general. De todas formas, siempre podés consultar con un especialista o médico para saber si te conviene o no adquirir una almohada de este material.

Por lo general, las mejores almohadas son aquellas que se rellenan de plumón, las plumas de pecho de las aves. Este material es el más suave, pero las plumas son pequeñas, por lo que ofrecen un apoyo de poca altura. Si lo que deseás es mayor firmeza, te conviene elegir una alternativa que combine plumas y plumón. 

Algunas personas prefieren tener almohadas de materiales sintéticos, porque no están de acuerdo con los métodos de producción y con la utilización de animales para la confección de ropas, objetos o alimentos. Si bien es una problemática existente, muchas fábricas de almohadas de pluma están modificando sus sistemas para lograr un proceso mucho más ameno y de menor impacto en los animales.

Quizás, una desventaja notable de las plumas es que son un poco complicadas de limpiar. No pueden meterse directamente en la lavadora como las almohadas de otros materiales, y se recomienda utilizar cubiertas de algodón que puedan quitarse y lavarse periódicamente. Actualmente, existen versiones sintéticas de las plumas, que resultan más económicas y que pueden limpiarse con facilidad. 

¿Querés conocer algunos trucos para mantener tus almohadas como nuevas por más tiempo? Lee el artículo “Cinco recomendaciones infalibles para cuidar tus almohadas”

Ya sea que prefieras una almohada de fibra, una de espuma viscoelástica o de plumas, es importante que tengas en cuenta que la almohada correcta puede hacer una gran diferencia, aumentando la calidad y cantidad de tu sueño de forma muy saludable. Dormir bien mantiene alejadas a las enfermedades y te proporciona la energía, el confort y la relajación que necesitás para hacer todo lo que te propongas.

Cualquiera de estas opciones puede ser la indicada para vos, y dentro de cada una de ellas hay un buen rango de calidades, precios y cualidades que podés elegir. Seleccionar la almohada ideal puede ayudarte a eliminar malas posturas, dolores y tensiones acumuladas, regalándote un descanso placentero y profundo todas las noches.

Salir de la versión móvil